DATOS HISTORICOS:
ORIGEN Y FUNDACIÓN DE LA CONGREGACIÓN DE HERMANAS DOMINICAS DE BETANIA

La siguiente reseña tiene como objetivo presentar de manera breve la memoria histórica de la Congregación de Hermanas Dominicas de Betania, desde los antecedentes de fundación que inician en el año 1953, datos cronológicos y acontecimientos más importantes en el proceso de fundación y reconocimiento por la Iglesia, hasta la fecha de aprobación de las Constituciones en el año 1989.

1953. La Hna. María Teresa Benavides Díaz, sale definitivamente de la “Obra de Nazareth” invitada por Fr. Alberto Ariza, O.P., para colaborar con los Frailes Dominicos en la parroquia Nuestra Señora de Chiquinquirá en Bogotá. Ella acepta comprometiéndose a seguir siendo la mujer colaboradora, amiga y hermana de los frailes. Con gozo y prontitud, inició labores el 8 de diciembre de 1953, durante el cual tuvo la oportunidad de encontrarse con varías jóvenes que se sintieron atraídas por su carisma personal.

Junio de 1954. La Madre María Teresa con sus compañeras asume la responsabilidad de atender el convento Nuestra Señora del Rosario de los Padres Dominicos en la ciudad de Chiquinquirá, Boyacá. De otra parte, Mons. Jesús Antonio Castro, nombrado primer obispo de la Diócesis de Palmira, en 1953, se propuso dar respuesta a una de las principales urgencias de la diócesis: fundar el Seminario, anhelando encontrar religiosas que se encargaran de la parte administrativa del economato y la dirección del personal de servicios generales.

Mons. Jesús Antonio Castro comparte esta iniciativa con Fr. Alberto Ariza, O.P., en ese entonces prior provincial de los Dominicos en Colombia, con quien tenía una estrecha amistad y lo unían fuertes lazos fraternales en el espíritu de santo Domingo de Guzmán. Fr. Alberto inmediatamente tiende un puente de comunicación entre la Madre María Teresa y Mons. Jesús Antonio Castro; él la conocía muy bien, valoraba su entrega decidida y el amor incondicional con que realizaba su compromiso con y por los frailes en los Conventos de Bogotá y Chiquinquirá.

14 de septiembre de 1954. La Madre María Teresa y tres de sus compañeras, aceptando la invitación del señor Obispo de la diócesis de Palmira, se establecen allí para prestar sus servicios en la Casa Episcopal y en el Seminario Menor “Cristo Sacerdote”.

Así fue como Fr. Alberto Ariza y Mons. Jesús Antonio Castro se convirtieron en las personas claves que directamente apoyaron y dieron cause al proyecto de fundación de la nueva Congregación.

7 de octubre de 1957. Festividad de Nuestra Señora del Rosario.  Mons. Jesús Antonio Castro firma el Decreto 238 de la Curia Diocesana de Palmira, documento por medio del cual le dio vida canónica al grupo de hermanas que a partir de ese momento se llamó “Pío Sodalicio de Hermanas Dominicas de Betania”. Al mismo tiempo facilitó, en su propia casa episcopal, la organización del Noviciado y la Casa General de la fundación. En esta misma fecha, Madre María Teresa y nueve compañeras inician el noviciado canónico. Ella toma el nombre de “María Teresa de Santa Catalina de Sena” y es nombrada por el señor Obispo, Superiora General y Maestra de Novicias.

15 de agosto de 1959. Madre María Teresa hace profesión temporal junto con sus nueve compañeras. En los primeros diez años de fundación, la naciente Congregación se expandió rápidamente fundando pequeñas comunidades locales, principalmente en los Seminarios diocesanos y casas de formación de comunidades religiosas masculinas que solicitaban la presencia de las religiosas por su valioso apoyo en la vida espiritual, humana y pastoral de los sacerdotes y jóvenes en formación. Dichas comunidades estaban integradas generalmente por tres hermanas.

4 de octubre de 1970. Madre María Teresa Benavides Díaz emite su Profesión Perpetua en la Basílica de Chiquinquirá, en manos de Mons. Jesús Antonio Castro Becerra.

7 de octubre de 1970. Transformación canónica del Pio Sodalicio en Congregación de Derecho Diocesano por el Decreto No. 665 de Mons. Jesús Antonio Castro, fundador y obispo de la diócesis de Palmira, Valle.

2 de mayo de 1974. Afiliación a la Orden Dominicana. Desde antes de la fundación de la Congregación de Hermanas Dominicas de Betania, la Madre María Teresa, siempre estuvo rodeada de un ambiente dominicano compartiendo con  frailes, religiosas y laicos su propia experiencia y buscando la manera de asumir en su vida la espiritualidad de santo Domingo de Guzmán. Esta fue la razón por la cual la joven comunidad quedó inscrita en el libro de la Familia Dominicana, por decreto de Fr. Aniceto Fernández, maestro general, con el voto aprobatorio de su Consejo y sin prejuicio de nuestra autonomía. Se trata de la vinculación oficial de la Congregación a la gran Familia Dominicana para fortalecer, avivar y conformar su propia vida al espíritu y al ideal apostólico de su fundador, Santo Domingo de Guzmán.

15 de agosto de 1983. La Congregación recibe, por gracia de Dios, el Decreto 1321 de la Sagrada Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedadesde Vida Apostólica, que le concede  la Aprobación Pontificia.

1 de noviembre de 1989. La Sagrada Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, en Roma, concede el Decreto 191 de aprobación de las Constituciones, el cual dice: “Las Hermanas Dominicas de Betania, cuya casa general se encuentra en la Arquidiócesis de Bogotá, tienen por misión en la Iglesia irradiar, con el testimonio de su vida consagrada y su vivencia de oración, la luz del Evangelio. Esto lo realizan por medio de su servicio radical, alegre y generoso en favor del ministerio de los sacerdotes y en favor de quienes se preparan a continuar la obra de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote”.

 
¿QUIENES SOMOS?
______________________________________________________
La Congregación de Hermanas Dominicas de Betania, fundada el 7 de octubre de 1957 en Palmira, Valle, Colombia; es un Instituto Religioso de Derecho Pontificio inserto en la obra evangelizadora de la Iglesia, afiliado a la Orden Dominicana. Su Carisma está inspirado en el pasaje evangélico de Lc 10, 38-42: contemplación y acción.
DIRECCIÓN
_____________________________________________________
Carrera 27 A No. 50-84
Bogotá, D.C. Colombia
(57-1) 751 04 72
domibetani@hotmail.com