SÁBADO DE LA VIGÉSIMA PRIMERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

Septiembre 02 de 2017

  • PRIMERA LECTURA (Lectura de la Primera Carta del Apóstol san Pablo a los Tesalonicenses 4, 9-11)
    "Os exhortamos a seguir progresando: esforzaos por mantener la calma"

Hermanos:

Acerca del amor fraterno no hace falta que os escriba, porque Dios mismo os ha enseñado a amaros los unos a los otros. Como ya lo hacéis con todos los hermanos de Macedonia. Hermanos, os exhortamos a seguir progresando: esforzaos por mantener la calma, ocupándoos de vuestros propios asuntos y trabajando con vuestras propias manos, como os lo tenemos mandado.

 

  • SALMO RESPONSORIAL (Salmo 97)

R. "El Señor llega para regir los pueblos con rectitud"

Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas: su diestra le ha dado la victoria, su santo brazo. R.

Retumbe el mar y cuanto contiene, la tierra y cuantos la habitan; aplaudan los ríos, aclamen los montes. R.

Al Señor, que llega para regir la tierra. Regirá el orbe con justicia y los pueblos con rectitud. R.

 

  • EVANGELIO (San Mateo 25, 14-30)
    "Porque has sido fiel en cosas de poco valor, entra a tomar parte en la alegría de tu señor"

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos esta parábola:

«El Reino de los cielos se parece también a un hombre que iba a salir de viaje a tierras lejanas; llamó a sus servidores de confianza y les encargó sus bienes.

A uno le dio cinco monedas; a otro, dos; y a un tercero, una, según la capacidad de cada uno y luego se fue.

El que recibió cinco monedas fue enseguida a negociar con ellas y ganó otras cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otras dos. En cambio, el que recibió una moneda hizo un hoyo en la tierra y allí escondió el dinero de su señor.

Después de mucho tiempo regresó aquel hombre y llamó a cuentas a sus servidores.

Se acercó el que había recibido cinco monedas y le presentó otros cinco, diciendo:“Señor, cinco monedas me dejaste; aquí tienes otras cinco, que con ellas he ganado”.

Su señor le dijo: “Te felicito, siervo bueno y fiel. Puesto que has sido fiel en cosas de poco valor, te confiaré cosas de mucho valor. Entra a tomar parte en la alegría de tu Señor”.

Se acercó luego el que había recibido dos monedas y le dijo: “Señor, dos monedas me dejaste; aquí tienes otras dos, que con ellas he ganado”.

Su señor le dijo: “Te felicito, siervo bueno y fiel. Puesto que has sido fiel en cosas de poco valor, te confiaré cosas de mucho valor. Entra a tomar parte en la alegría de tu Señor”.

Finalmente, se acercó el que había recibido una moneda y le dijo: “Señor, yo sabía que eres un hombre duro, que quieres cosechar lo que no has plantado y recoger lo que no has sembrado. Por esto tuve miedo y fui a esconder tu moneda bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo”.

El señor le respondió: “Siervo malo y perezoso.Sabías que cosecho lo que no he plantado y recojo lo que no he sembrado. ¿Por qué, entonces, no pusiste mi dinero en el banco para que, a mi regreso,lo recibiera yo con intereses? Quítenle la moneda y dénsela al que tiene diez. Pues al que tiene se le dará y le sobrará; pero al que tiene poco, se le quitará aun eso poco que tiene. Y a este hombre inútil, échenlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y la desesperación”».

DOMINGO - LUNES - MARTES - MIÉRCOLES - JUEVES - VIERNES - SÁBADO
VOLVER AL MENU DEL TIEMPO ORDINARIO

contacto: webmaster@dominicasdebetania.org

[Todos los derechos reservados]
Copyright ©Congregación de Hermanas Dominicas de Betania