MARTES DE LA OCTAVA DE PASCUA

Abril 03 de 2018

  • PRIMERA LECTURA (Lectura del Libro de los Hechos de los Apóstoles 2, 36-41)
    "Arrepiéntanse y bautícense en el nombre de Jesucristo"

El día de Pentecostés dijo Pedro a los judíos: «Sepan, pues, con plena seguridad los israelitas, que Dios ha constituido Señor y Mesías a este Jesús, a quien ustedes crucificaron».

Estas palabras les llegaron hasta el fondo del corazón, y le preguntaron a Pedro y a los demás apóstoles: «¿Qué tenemos que hacer, hermanos?»

Pedro les contestó: «Conviértanse y háganse bautizar en el nombre de Jesucristo, para que queden perdonados sus pecados. Entonces recibirán el don del Espíritu Santo. Pues, la promesa es para ustedes, para sus hijos e incluso para todos los extranjeros, a quienes llame el Señor nuestro Dios».

Y con otras muchas palabras los animaba y los exhortaba, diciendo: «Pónganse a salvo de esta generación perversa».

Los que aceptaron su palabra fueron bautizados, y se les unieron aquel día unas tres mil personas.

 

  • SALMO RESPONSORIAL (Salmo 32)

R. "El amor del Señor llena la tierra."

La palabra del Señor es sincera, todas sus acciones son leales. El ama la justicia y el derecho, el amor del Señor llena la tierra. R.

El Señor se fija en quienes lo respetan, en los que esperan en su misericordia, para librarlos de la muerte y reanimarlos en tiempo de hambre. R.

Nosotros esperamos en el Señor, él es nuestro socorro y nuestro escudo. Que tu amor, Señor, nos acompañe, tal como lo esperamos de ti. R.

 

  • EVANGELIO (San Juan 20, 11-18)
    "He visto al Señor y me ha dado este mensaje"

El día de la resurrección, María se había quedado llorando junto al sepulcro. Sin dejar de llorar volvió a asomarse al sepulcro. Entonces vio dos ángeles, vestidos de blanco, sentados en el lugar donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies.

Los ángeles le preguntaron: «¿Mujer, por qué lloras?»

Ella contestó: «Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto».

Dicho esto, se volvió hacia atrás y vio a Jesús, que estaba allí, pero no lo reconoció.

Jesús le preguntó: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién estás buscando?»

Ella, creyendo que era el jardinero, le respondió: «Señor, si te lo has llevado tú, dime dónde lo has puesto y yo iré a recogerlo».

Entonces Jesús le dijo: «¡María!»

Ella se se acercó a él y exclamó en arameo: «¡Rabuní!» (que significa «maestro»).

Jesús le dijo: «No me retengas, porque todavía no he subido a mi Padre; anda, ve y di a mis hermanos que voy a mi Padre que es el Padre de ustedes; a mi Dios, que es también su Dios».

María Magdalena se fue corriendo adonde estaban los discípulos y les anunció: «He visto al Señor».

Y les contó lo que Jesús le había dicho.

 
DOMINGO - LUNES - MARTES - MIÉRCOLES - JUEVES - VIERNES - SÁBADO
VOLVER AL MENU DEL TIEMPO DE PASCUA
 
¿QUIENES SOMOS?
______________________________________________________
La Congregación de Hermanas Dominicas de Betania, fundada el 7 de octubre de 1957 en Palmira, Valle, Colombia; es un Instituto Religioso de Derecho Pontificio inserto en la obra evangelizadora de la Iglesia, afiliado a la Orden Dominicana. Su Carisma está inspirado en el pasaje evangélico de Lc 10, 38-42: contemplación y acción.
DIRECCIÓN
_____________________________________________________
Carrera 27 A No. 50-84
Bogotá, D.C. Colombia
(57-1) 751 04 72
domibetani@hotmail.com