La formación en la Congregación de Hermanas Dominicas de Betania está orientada a formar mujeres discípulas en fidelidad al Carisma y a la misión; fundamentada en los principios evangélicos con criterios eclesiales e institucionales y en base  a sus valores fundamentales. (Actas IV Capítulo General)

Se busca experimentar y hacer visible al amor sacerdotal de Jesucristo hecho oblación por salvar a la humanidad, entregándose como Él, con espíritu de misericordia, sacrificio y mortificación, a la extensión del Reino.

El fin primordial del proceso formativo es la preparación de la persona para la consagración total de sí misma a Dios en el Seguimiento de Cristo, al Servicio de la Iglesia dentro de la Misión propia de la Congregación.

La Comunidad es el lugar privilegiado para la formación, la alimenta y sostiene con la oración, el estudio, la ayuda fraterna y la proyección apostólica.

“Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía;
       y antes que nacieses, te tenía consagrado”. (Jr. 1,5)

Acompañamiento Vocacional
Etapa en la que la joven manifiesta inquietud hacia la Vida Consagrada y tiene los primeros contactos con la Congregación desde su propio ambiente. A la vez la Congregación adquiere conocimiento de la joven y de su realidad, le acompaña personal y grupalmente.

 

Aspirantado
Etapa que busca clarificar la Opción Vocacional de la joven en el seguimiento de Cristo, en un ambiente propicio de vida comunitaria, dentro de la Congregación.

 

Postulantado
Etapa que ofrece las condiciones necesarias para la adaptación psicológica, humana, espiritual e intelectual mediante el acompañamiento personal y comunitario descubriendo las motivaciones en torno al Carisma y Misión de la Congregación.

Noviciado
Periodo de formación para la Vida Religiosa, en ambiente propicio de silencio, oración, reflexión, profundización en la Palabra de Dios y la espiritualidad dominicana;  ordenado a descubrir la vocación y capacidad de consagrarse a Dios y a su Iglesia a través de la vida y misión de la Congregación.

Juniorado
Etapa en la cual se consolida el compromiso de seguimiento radical a Jesucristo a través de la Profesión Religiosa ejercitándose en el apostolado especifico de la Congregación dentro de una Comunidad Local. Continúa su proceso de crecimiento humano, espiritual, doctrinal y pastoral  que la ayuda a fundamentar su opción por Cristo.

Formación Permanente
Es el periodo comprendido entre la Profesión Perpetua y la celebración de la Pascua definitiva con Cristo, el cual ha de vivirse en constante renovación y confrontación con el Evangelio, las normas de la Iglesia y de la Congregación desde la realidad en que vivimos; según el carisma dado a nuestros Fundadores.

“Vayan, pues, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espiritu Santo, y enséñeles a cumplir todo lo que yo les he encomendado a ustedes. Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin de la história”. (Mt. 19,20)

EQUIPO DE FORMACIÓN

Promotora Vocacional: Hna. Blanca Olvia Pérez Hernández.
Maestra de Aspirantes:
Maestra de Postulantes (Encarcada): Hna. Edilma Vélez Londoño.
Maestra de Novicias:
Maestra de Junioras: Hna. Edilma Vélez Londoño.
Encargada de Formación Permanente: Hna. María Celina García Albarracín.

 

contacto: webmaster@dominicasdebetania.org

[Todos los derechos reservados]
Copyright ©Congregación de Hermanas Dominicas de Betania
Última actualización: Febrero 13 de 2016